Las aerolíneas se ajustan: ¿Por qué ahora debes ir al baño antes de despegar?

Las vacaciones marcan la temporada alta y para acomodar a más pasajeros, las aerolíneas están reduciendo sus baños. Con 1,70 metros de altura, Eddie Santos tiene un tamaño promedio. Pero en un reciente vuelo de Los Ángeles a Washington, cuando fue al baño del avión se sintió como Gulliver en Lilliput.

  • Tiempo Medio de Lectura: 5:00 min.
Nivel de Experticia Requerido
Nivel Básico

“Tuve que torcerme el hombro sólo para entrar”, dijo. “Fue incómodo.”

Era un lugar muy ajustado…

Entre tanto la pasajera Melody Arganda dijo que el espacio era tan estrecho que sus muslos rozaron con las paredes del baño.

“Absolutamente ridículo”, dijo la maestra jubilada de Riverside, California. “Si fuera más grande, no habría entrado.”

Volar se convirtió en un juego de centímetros donde las aerolíneas tratan de meter tantos pasajeros como sea posible en los aviones. Han hecho los asientos más pequeños, redujeron el espacio para las piernas y ahora el recorte alcanzó a los baños.

En los nuevos aviones de las aerolíneas American, Delta y United. Los baños en clase turista tienen sólo 60 centímetros de ancho. Ese es el ancho del lavavajillas promedio.

El reto de liberar espacio

Según el fabricante, los nuevos baños liberan espacio suficiente para seis pasajeros más a bordo. Delta fue la primera aerolínea en incorporarlos en 2014. Pero fue más notorio el  año pasado cuando American y United también adoptaron esta modificación.

Joseph Valdés, un ejecutivo que mide 1,75 metros de altura, describió su experiencia al tratar de usar el baño en un reciente vuelo a Washington.

“Si eres un milímetro más alto, no sé cómo podrías entrar ahí”, dijo.

Los viajeros y los grupos de consumidores lamentan la reducción del tamaño no sólo en los baños sino en asientos y pasillos. De hecho, el asiento promedio que originalmente medía 45 centímetros de ancho, se encogió un centímetro y medio. Además la distancia entre las filas se redujo de 50 a 30 centímetros.

¿Pero los baños? ¿En serio?

Para John Brayault de la Liga Nacional de Consumidores de EEUU, la reducción de los baños demuestran que para algunas compañías, los clientes son sólo números y no personas.

“Desafío a cualquier ejecutivo de las aerolíneas a cambiar el pañal de un bebé en un baño de 60 centímetros de ancho.” El comentario tiene que ver con que los nuevos baños están equipados con cambiadores abatibles.

Sentir la presión

Pero la realidad es esta: El organismo que regula el espacio aéreo en Estados Unidos, limita el número de vuelos diarios. Por eso las aerolíneas tratan de ingresar cada vez muchos más pasajeros.  Pero esa no es la única razón: Unos pocos centímetros aquí y allá, hacen gran diferencia en los margenes de ganancia.

Así lo comentó Gary Weissel, gerente de la consultora Tronos Aviation Consulting. Quien estimó que aerolíneas como American, podrían generar 400.000 dólares al año en ingresos adicionales por cada asiento añadido. Weissel basó su cálculo en el uso típico de los aviones y en la tarifa media.

El otoño pasado, American dijo que podría ganar $500 millones adicionales en ingresos hasta 2021. ¿Cómo? renovando sus jets 737-800 para que ingresen más pasajeros.

Según SeatGuru.com, el 737 MAX 8 de American tiene 172 asientos – 12 más que el 737-800, que tenía 160. Para los que llevan la cuenta, son dos filas adicionales. Los aviones 737-700 de United tenían 118 asientos, pero los nuevos 737-800V3 tienen 166. Traducción: Esto significa que 48 personas más están compitiendo por el lugar.

No hace falta ser ingeniero para saber que todo ese espacio para los asientos tiene que venir de alguna parte.

Seis pasajeros adicionales

Rockwell Collins, compañía que fabrica los baños para el Boeing 737 dice que sus lavabos “Advanced Spacewell” liberan espacio para facilitar la entrada a 6 pasajeros adicionales por cada avión. Toda esta reducción se produce a medida que la cintura del estadounidense medio se expande.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el hombre estadounidense promedio pesa 96 kilos, casi 15 kilos más de lo que pesaba en la década de 1960. La mujer estadounidense promedio pesa 66 kilos (casi 9 kilos más que en la década de 1960).

Además, casi 79 millones de estadounidenses son obesos, es decir, el 35 por ciento de la población, y se proyecta que la cifra alcanzará el 50 por ciento en 2030.

¿Y qué pasa con el baño de discapacitados?

No existe una norma federal que  regule el tamaño de los baños. Por lo que la decisión queda en gran medida en manos de las aerolíneas y los fabricantes. Sin embargo, los aviones con 60 o más asientos que no tengan un baño accesible para personas con discapacidades deben proporcionar una silla de ruedas a bordo para facilitar el acceso, siempre y cuando se les haya avisado con 48 horas de antelación. Las sillas están diseñadas para ayudar a los pasajeros discapacitados a llegar a la puerta del baño, pero no necesariamente dentro del lavabo.

Alison McAfee, portavoz de Airlines for America, que representa a algunas de las aerolíneas más grandes del país, dice que las aerolíneas han invertido miles de millones para mejorar sus flotas y dar a los viajeros – en cada punto de la escala de precios – más opciones.

De hecho, las aerolíneas se jactan de que los aviones de hoy en día son más ligeros y más eficientes en cuanto al consumo de combustible, con contenedores aéreos más espaciosos y conexiones WiFi tan rápidas que los viajeros pueden olvidar que están corriendo por el aire a una altura de 30.000 pies sobre el nivel del suelo. Aunque en muchos casos, los pasajeros tienen que pagar más para conectarse o incluso para utilizar los compartimentos superiores.

“Sólo en 2017, las aerolíneas invirtieron aproximadamente 19.900 millones de dólares para mejorar sus productos y la experiencia de sus clientes, incluyendo aviones más modernos y de mayor tamaño, contenedores aéreos más amplios y diversas comodidades que los clientes desean cuando viajan”, dijo McAfee.

Acerca del Autor
Avatar

Juan Fernandez

Head of Communications at WOW! Customer Experience. Periodista, guionista y comediante. Experiencia en Marketing Digital, Retención & Lealtad, y producción de contenidos multiplataforma.

Leave a Comment