James Dodkins ¿Trabajas en una empresa tipo cubo de Rubix?

  • Tiempo Medio de Lectura: 5:00 min.
Nivel de Experticia Requerido
Nivel Básico

Imagina que tienes 6 personas en una habitación y un cubo de Rubix. Entonces le asignas un color a cada persona. Rojo, Azul, Amarillo, Naranja, Blanco y Verde, y les dices que serán recompensados si pueden lograr una cara completa de su color en el cubo Rubix.

Ahora cada uno intentará alcanzar la meta que se les fijó. A nadie se le permite ver lo que hace el otro. ¿Cuál crees que será el resultado?

Te lo diré, un maldito caos absoluto, eso es lo que pasará.

Cada persona entrará y alegremente…erm…arruinará el trabajo de todos los demás antes que ellos. ¿Por qué? En la persecución ciega del objetivo que se les ha dado. El estado general del cubo Rubix no les concierne, ya que sólo serán recompensados si su color está completo.

Podrías pensar que esta es una historia tonta, pero esto es exactamente lo que sucede todos los días en nuestras organizaciones. Cada departamento es recompensado por su propio éxito individual y como resultado, nuestra gente felizmente estropea el trabajo de otros departamentos para el éxito de los suyos. Al verde no le importa si hay un lado amarillo completo, al verde sólo le importa el verde.

Nunca conseguirás un cubo de Rubix completo con este pensamiento dividido, segregado y aislado. Del mismo modo, nunca tendrá una fuerza de trabajo totalmente comprometida, todos tirando en la misma dirección utilizando la misma lógica.

¿Cómo podríamos conseguir un cubo de Rubix completo con las mismas 6 personas?

  • Comparte la visión.
  • Une a la gente.
  • Modifica la estructura de remuneración.

Haz saber a las 6 personas que el objetivo final es completar todo el cubo de Rubix, no sólo un lado. Rompe las barreras, no asignes colores diferentes a personas diferentes, asigna un resultado a todos y deja que se organicen a su alrededor. Hazles saber a la gente que todos serán recompensados juntos si logran el cubo de Rubix terminado.

Traduce esto a negocios.

Asegúrate de que tus empleados conozcan, comprendan y acepten tu visión de la empresa. Divide los silos, no asignar tareas vinculadas a un departamento, asignar resultados a toda la empresa y dejar que la gente se organice a su alrededor. Recompensar a las personas por la entrega de estos resultados, no por completar las tareas.

En resumen: Nos guste o no, la mayoría de nosotros trabajamos en un entorno como el cubo Rubix. La buena noticia es que cambiar esto es una elección.

Es un pequeño cambio de mentalidad que puede hacer una gran diferencia.

Puedes leer el artículo original aquí 
Acerca del Autor
James Dodkins

James Dodkins

Es un Rockstar de la experiencia del cliente. Viaja por todo el mundo ayudando a las empresas a crear y ofrecer experiencias inolvidables.James solía ser una verdadera estrella de rock ,tocó la guitarra en una banda de heavy metal, lanzó álbumes y destrozó escenarios por todo el mundo, James utiliza esta experiencia única para energizar, empoderar e inspirar a sus clientes y sus equipos.

Comentarios

Leave a Comment